AECODA

Nuestra lucha contra el desperdicio de alimentos es la de todos

Queremos un mundo sin desperdicio de alimentos. Por eso, en Aecoda trabajamos día a día para salvar los excedentes de alimentos y mejorar los hábitos de aprovechamiento de la alimentación en la sociedad española.

Nuestra lucha es la de todos, por eso queremos concienciar y sensibilizar a través de acciones que impliquen al mayor número de personas. Mercados, restaurantes, centros escolares, hogares… Para nosotros, cada plato de comida desperdiciada cuenta.

Un cambio que estamos pidiendo a gritos

Además, según las estimaciones, entre el 8% y el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están asociadas con alimentos que no se consumen.

En Aecoda, queremos actuar para que todas esas cifras no vayan a más.

En 2020, cada español tiró a la basura 31 kilos de alimentos de media. Eso equivale a que

durante esos 365 días, arrojamos a la basura un total de 1.363 millones de kilos de alimentos.

Cada gesto es importante

Pensamos en global y actuamos en local, para sensibilizar y llegar a todos los hogares y organizaciones. Nuestro objetivo es tener un Planeta sin desperdicio de alimentos, por eso queremos:

  • Optimizar el aprovechamiento de todo excedente alimenticio.
  • Crear y normalizar prácticas de prevención y eficiencia a lo largo de toda la cadena alimentaria, para lograr una reducción en los desperdicios producidos.
  •  
  • Informar sobre los beneficios medioambientales y socioeconómicos del despilfarro y concienciar a toda la sociedad sobre la gravedad de este problema y la necesidad de buscar soluciones entre todos.
  • Fomentar la economía circular.

Mañana es tarde

El momento de empezar es ahora. Para ayudarte y echar una mano al futuro de todos, te damos unos cuantos consejos fáciles de seguir, que servirán para cambiar nuestras costumbres y sacar el mayor partido a cada plato de comida.

  • 1. Empieza una dieta más saludable y sostenible.

    Busca en Internet recetas saludables y compártelas con tu entorno.

  • 2. Compra solo lo que necesitas.

    Planifica tus compras y comidas, haciendo una lista y evitando compras compulsivas. Desperdiciarás menos alimentos… ¡y ahorrarás dinero!

  • 3. Elige frutas y hortalizas feas.

    Sí, sí, como oyes. 
    A menudo se tiran a la basura por no ser atractivas visualmente, pero el sabor es el mismo. Y usa la fruta madura para hacer batidos, zumos y postres para tu familia.

  • 4. Coloca los alimentos por antigüedad.

    Los más antiguos delante del frigorífico o armario y los recién comprados en la parte trasera.

  • 5. Mejor pequeño.

    Sirve porciones más pequeñas en casa y comparte los platos más grandes cuando vayas a restaurantes.

  • 6 La importancia de las sobras.

    Si no te comes todo, congélalo para otro día o usa las sobras en otra receta.

Únete a estos pequeños grandes cambios en tus costumbres cotidianas. 
Entre todos, podemos poner fin a la pérdida y desperdicio de alimentos

Ya trabajan con nosotros